Consejos sobre la evaluación psicológica para la guarda y custodia.

Consejos sobre la evaluación psicológica para la guarda y custodia.

  Cuando uno se va a someter a una evaluación para determinar la guarda y custodia por parte de un equipo técnico psicosocial es normal que surjan dudas e incertidumbre. Los progenitores que van a ser evaluados se preguntan qué deben contar y qué no, si deben mostrarse sinceros o deben intentar dar una imagen lo más mejorada posible, si deben llevar a la evaluación las “pruebas” que puedan tener en contra del otro progenitor o no, etc.

  Esta incertidumbre es natural si tenemos en cuenta lo que está en juego.

  Son muchas las ocasiones que me consultan o me piden que realice un contrainforme o contraperitaje de un informe psicológico realizado por un equipo técnico psicosocial de un juzgado porque uno de los progenitores no está de acuerdo con los resultados o porque dice que el informe no le retrata, o que no se ha “descubierto” todo lo malo del otro progenitor, etc. En estos casos, tras realizar una evaluación con detalle, muchas veces me he encontrado con que la persona tiene razón, el informe no le retrata, no aporta datos importantes de esta persona y finalmente no le favorece. Llegados a este punto uno debería preguntarse qué razones puede haber para que esto suceda.

  En primer lugar habría que tener en cuenta que un perito psicólogo, a pesar de que pueda tener una buena formación, no deja de ser una persona y por mucho que utilice test para dar mayor objetividad a la evaluación, siempre puede dejarse llevar por aspectos subjetivos. Si bien es cierto que los peritos que tienen experiencia en la materia intentan controlar esta subjetividad y en la mayoría de los casos lo consiguen, no deja de ser éste un aspecto que puede generar incluso mayor incertidumbre a un progenitor que va a ser evaluado.

  Por otro lado, a pesar de que un progenitor “haga bien” la evaluación, no hay que olvidar que éste no es un examen de una persona para un “puesto”, se trata de dos personas que van a ser evaluadas y, por así decirlo, un solo “puesto” a cubrir. Es decir, no sólo dependerá de que la persona lo haga bien, sino también del resultado de cómo lo va a hacer el otro progenitor.

  Otro aspecto que va a influir son las circunstancias de cada progenitor. Me refiero a horarios, lugar de residencia, apoyos familiares, vinculación con sus hijos, etc.

  También influye que en muchas ocasiones, cuando una persona es evaluada por los peritos de un equipo técnico psicosocial presenta un gran estado de ansiedad que afecta a la evaluación y que hace que se transmita una imagen que no corresponda realmente a la imagen real de esa persona.

  Por otro lado, en muchas ocasiones, tras hablar con personas que han sido evaluadas llego a la conclusión de que han sido muy mal asesoradas. Voy a explicarme. Es muy habitual que una persona ante la incerdidumbre de cómo va a ser una evaluación de este tipo pida consejo a personas próximas, a conocidos, a otras personas que han pasado por la misma experiencia, a sus familiares, a sus abogados, etc. Esta reacción, totalmente normal, puede ser sin embargo a veces muy perjudicial porque la persona a la que se le pide consejo quizás no le asesore o aconseje de forma acertada ya que en estos casos es muy difícil generalizar. Cada caso es distinto y lo que puede ser positivo en algunos casos puede ser muy negativo en otros.

  Llegados a este punto, mucha gente me pregunta ¿y entonces qué debería haber hecho?. Sin querer caer en un adoctrinamiento o “entrenamiento”, ya que esto no sería ético ni acertado, sí considero que hay unos consejos que pueden resultar muy útiles cuando una persona va a someterse a una evaluación para una guarda y custodia por parte del equipo psicosocial del juzgado.

Consejos ante la evaluación del equipo psicosocial del juzgado

  En primer lugar yo recomiendo algo que parece obvio pero que realmente no siempre se hace: sea sincero. Este aspecto es muy importante dado que los peritos tanto por su experiencia como por los instrumentos que utilizan (test y cuestionarios) están preparados para detectar cuando una persona quiere “venderles” una imagen distorsionada y sobrevalorada. Es verdad que a veces se les escapa algo pero si intenta manipular la imagen corre el riesgo de que le pillen y entonces el perito ya desconfiará de todo lo que le pueda decir.

  En segundo lugar recomiendo algo muy importante y que la mayoría de las veces se olvida: céntrese en usted. La evaluación que se le va a realizar es limitada en el tiempo, quizás no sean más de dos horas de entrevista, es importante que aproveche el tiempo “vendiéndose”, es decir, hablando de usted y no centrándose en todos los aspectos negativos de su ex pareja. Además, si el perito observa que usted se centra sólo en desacreditar a su ex pareja, puede ofrecer una imagen de una persona poco dialogante, que no ha superado la ruptura y que pone por delante su rabia y rencor por encima del interés por sus hijos.

  En tercer lugar algo no menos importante: sea coherente. Si en la demanda solicita un régimen determinado deberá usted disponer de los medios, horarios y lo que sea necesario para llevarlo a cabo. Si en la demanda usted dice que el otro progenitor es un peligro para sus hijos no puede entonces decir que llegado un caso aceptaría una custodia compartida. Si usted afirma que su ex es una persona terrible, cómo explica por ejemplo que haya mantenido una relación durante tantos años. Además de estos ejemplos podríamos encontrar otros muchos.

  Por último, y quizás no debería ser el último punto sino el primero, mi recomendación sería: busque buen asesoramiento. Un buen asesoramiento desde un principio puede ayudar a que la demanda o la contestación a la demanda platee realidades que posteriormente usted pueda llevarlas a cabo. Además, si está bien asesorado quizás no cometa muchas de los errores que se comenten antes de que exista un acuerdo o unas medidas provisionales como por ejemplo impedir que los menores vean al otro progenitor, presentar denuncias sin una base real, dejar de aportar dinero para el mantenimiento de la familia, etc. Además un buen asesoramiento puede orientarle (ojo, no “entrenarle”) acerca de la mejor opción de guarda y custodia que podría solicitar y a la que podría optar dadas sus características de personalidad, sus capacidades parentales, su lugar de residencia, su disponibilidad horaria, etc.

Share

Psicólogo Forense. Adscrito al Listado Oficial de Intervención Psicológica Forense (LOPF) de la Comunidad Valenciana.

Comments

  1. Excelentes consejos, me hubieran resultado muy útiles cuando tuve que realizarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *